[et_pb_section bb_built=”1″][et_pb_row][et_pb_column type=”4_4″][et_pb_text]

Una cirujana de Nordelta le envió un audio furiosa a su agente inmobiliario por el “nivel” de sus vecinos, que “son de cuarta y hacen cosas de décima”.

En el audio que se hizo viral, la mujer da rienda suelta a todos sus prejuicios de clase y a su racismo, destacando que es “amiga del gente del gobierno”.

Según lo que describe en el audio la mujer vive en Palermo pero le compró un departamento a su hija de 15 en Nordelta: “Yo soy una cirujana, una mujer normal, pero tengo determinados códigos de estética visual y de estética moral”. A lo que agrega: “La gente no se ve mala, se ve buena, pero se ve que es gente que viene de barrios visualmente no muy buenos”.

Vergüenza de una época de nuestro país en la que parecería estar permitido exhibir las peores características y el racismo más desembozado.

<iframe src=”https://www.youtube.com/embed/hQ5EuMxGZG4″ width=”560″ height=”315″ frameborder=”0″ allowfullscreen=”allowfullscreen”></iframe>

A ella lo que le perturba son los vecinos, ya que: “A mí no me divierte estar en Nordelta, mirando el lago, viendo gente en una reposera de Mar del Plata en el muelle tomando mate. Para eso no invertía 200 mil dólares y me quedaba en mi propio campo o me compraba una casa”.

Además, dice: “Yo soy una mujer normal, pero tengo ciertos valores morales y me molesta ver a un grupo de gente que lleva al perro a la pileta como si estuviéramos en la Bristol de Mar del Plata”.

Para finalizar describe a sus vecinos: “La gente es de décima categoría, son unos grasas”.

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario