Luego del anuncio del cierre de DyN, la crisis de las radios y medios del Grupo Indalo, también se viven días difíciles en Telefe. Ayer martes hubo un paro sorpresivo de los empleados que se encuentran en alerta y movilización, no sólo por el reclamo de mejoras salariales, sino por la protección de la fuente de trabajo.

 

El jueves está convocada una importante marcha del SAT (Sindicato Argentino de Televisión) para defender la fuente laboral.

Según trascendidos la nueva empresa dueña de Telefe quiere que los números cierren, y esto está difícil porque la torta publicitaria bajó un 30 % respecto al 2016, complica aún más el panorama.

Hubo despidos dentro del personal técnico, aunque no fue confirmada la cantidad de cesanteados y muchos sospechan que habrá más gente que se quede afuera de la empresa. También se abrió la lista para los retiros voluntarios.

La situación está complicada y habrá que seguir minuto a minuto este conflicto.

Deja un comentario