Parece que la voracidad por los negocios de la actual gestión no conoce de límites, a pesar de contar entre sus diputados a un ex Greenpeace como Juan Carlos Villalonga, el gobierno que encabeza Mauricio Macri se apresta a modificar la Ley de Glaciares, para favorecer a las multinacionales mineras.

Recordemos que esta fue una ley muy discutida durante el gobierno anterior, inclusive los que hoy son oficialismo y eran oposición fueron muy críticos de dicha norma, en sus argumentos esgrimían una cuestión ambiental, sobre todo en lo que atañe a la minería a cielo abierto y el posible impacto que esta genera en los ambientes montañosos y en particular a los glaciares. Parece ser que los tiempos cambiaron y con estos las necesidades políticas económicas, ahora deteriorar el paisaje no sería tan grave.

Deja un comentario