En una reunión de gabinete de hoy a la mañana, el presidente emito afirmaciones un tanto peligrosas que rayan lo autoritario y peligroso. No solo respaldó a la ministra de seguridad Patricia Bullrich, funcionaria muy cuestionada desde varios espacios tanto políticos como institucionales, sino además reivindicó el accionar de la Prefectura, recordemos que asesinaron a Rafael Nahuel en un desalojo violento en Villa Mascardi.

Entre los dicho del presidente se destaca una frase en principio polémica: “Hay que volver a la época en la que dar la voz de alto significaba que había que entregarse” que nos remite a años donde el accionar de las fuerzas de seguridad no conocía límites legales, o mucho peor a los oscuros años de la dictadura que cobró miles de víctimas inocentes.

Deja un comentario