La Corte Suprema de Estados Unidos permitió este lunes la entrada en vigor por completo del veto migratorio impulsado por el presidente Donald Trump, que prohíbe la entrada al país de ciudadanos de seis países de mayoría musulmana.

Los magistrados señalaron que la medida puede entrar en vigor aún mientras las cortes dirimen impugnaciones legales en su contra.

Las restricciones aplican a viajeros procedentes de Chad, Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen.

Las cortes menores habían establecido que no podía impedirse el acceso de las personas de esas naciones que tuvieran una relación “bona fide” con alguien en Estados Unidos. Abuelos, primos y otros familiares eran algunas de esas personas que no podían ser excluidas.

Deja un comentario