Con la nueva reforma previsional, que ya cuenta con media sanción de la cámara de Senadores, los jubilados hubiesen perdido un 12% si se la compara con el actual índice de movilidad jubilatoria, pero la noticia es aun peor, con el aumento de la recaudación la pérdida alcanzaría un 14%, si se tiene en cuenta que la fórmula incluye dicha recaudación.

Estos números se explican porque la actual fórmula de movilidad se calcula por semestre calendario en un 50% por la evolución de la recaudación tributaria por beneficio y el otro 50% por la suba de los salarios, según INDEC o Ripte-Trabajo, de ambos el mejor. Así cada mejora en cualquiera de esas dos variables empuja hacia arriba el porcentaje de movilidad.

Cabe aclarar que no solo los jubilados perderían estos beneficios, también alcanzaría a los beneficiarios de la AUH y los pensionados, las malas nuevas son para todos y todas.

Deja un comentario