El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, ha aceptado este martes que se realice una revisión total del proceso electoral del pasado 26 de noviembre como demanda la oposición de izquierdas, que denuncia un fraude en los comicios. “Estamos abiertos a que se coteje, que se revise, una, dos, tres, las (veces) que sea, no tenemos ningún problema”, señaló el mandatario.

Una crisis política que se ha acentuado después de unas concurridas elecciones presidenciales. Cientos de policías se han revelado este martes y se niegan a aplicar el toque de queda. Los agentes, muchos de ellos parte de la unidad antidisturbios conocida como los cobras, salieron a las calles de la capital Tegucigalpa la noche del lunes para mostrar su rechazo a la orden. Muchos civiles los recibieron con aplausos. “La verdad es que ya no queremos combatir al pueblo”, dijo a France Presse uno de los uniformados, que prefiere no revelar su nombre y cubre su rostro con una máscara de esquí.

Deja un comentario