El ex titular de Interpol Ronald Noble presentó un escrito al juez federal Claudio Bonadio en el que pide declarar como testigo en la causa por el Memorándum con Irán y en el cual reiteró que la Argentina no pidió el levantamiento de las alertas rojas que pesan sobre los iraníes sospechados del atentado a la AMIA. “No tengo ninguna razón para querer perjudicar o beneficiar a las personas investigadas en esta causa”, enfatizó Noble, cuyos aportes pueden desbaratar el argumento central con el que el magistrado ordenó el procesamiento y detención de funcionarios del gobierno anterior, inclusive de la ex presidenta, la senadora Cristina Kirchner.

El escrito de cuatro carillas llegó al despacho del titular del Juzgado Federal 11, en el edificio de los Tribunales de Retiro, y consta de diez puntos en los cuales Noble fundamenta los motivos por los cuales su declaración testimonial en la causa podría ser un elemento clave. “Estoy dispuesto a concurrir inmediatamente a la Embajada o al Consulado Argentino en Emiratos Árabes Unidos donde resido” y “sería un error que el señor juez ponga en duda mi profesionalidad e imparcialidad”, enfatizó. Incluso se ofreció a declarar “por escrito o por videoconferencia” y dejó claro que declarará “sin ampararme en ninguna inmunidad”.

“Argentina y sus representantes siempre le expresaron a Interpol que las notificaciones rojas debían mantenerse”, reforzó Noble y destacó que el organismo recibió en febrero de 2013 una nota firmada por Timerman “donde específicamente se requería se mantuvieran las notificaciones rojas, acompañando una nota protocolar conjunta de la Argentina y la República Islámica de Irán que daba cuenta que los dos países habían firmado el Memorándum”. Es más, volvió a explicar que el único pedido para que el levantamiento de las capturas fuera tratado por la Asamblea General de Interpol debía provenir del juez de la causa, Rodolfo Canicoba Corral.

Deja un comentario