Enrique Blaksley, también conocido como el “Madoff argentino”, fue detenido este martes a la mañana acusado acusado de múltiples estafas a inversionistas que suponían destinar su dinero a emprendimientos productivos. En el medio de una serie de allanamientos, Blaksley fue detenido en su casa de Pacheco.

Enrique Blaksley se presentaba como un exitoso hombre de negocios, lo que generaba confianza en los ahorristas que depositaban sus fondos en las empresas vinculadas a él y su grupo.

“Así, al menos, se han podido captar fondos por $ 550.678.556,66 sin la intención de restituirlos a los inversores ni de aplicarlos a inversiones consistentes con los plazos de devolución allí dispuestos”, se detalla en la acusación.

Por otra parte, se les imputa la reinserción de activos de origen ilícito en el mercado por montos que superaron los US$ 5.000.000 y los $ 16.000.000.

El empresario de 52 años que trajo al país a figuras deportivas como Usain Bolt y Roger Federer, quedó más acorralado aún: la Justicia le embargó 10 departamentos de lujo en Panamá.

Todo eso tras la localización de sus sociedades en el exterior y mientras el argentino intentaba realizar una maniobra administrativa para evitarlo.

Según la denuncia, la empresa Hope Funds, encabezada por Blaksley, ofrecía participaciones en negocios exitosos con hasta un 18% de interés anual en dólares.

“Se les mostraba una numerosa cantidad de inversiones accionarias que supuestamente el grupo detentaba, para finalmente hacerles firmar un contrato de mutuo con un elevado interés en dólares y/o en pesos”, explican los abogados. Sin embargo, muchos de ellos desarrollos quedaron truncos.

Deja un comentario