Al igual que todos los días en esta isla paradisíaca de Tailandia, hordas de turistas llegan cada mañana con sus palos de selfies en mano a esta bahía inmortalizada en la película “La playa” protagonizada por Leonardo DiCaprio.

“Hay demasiada gente”, se lamentó Saad Lazrak, un turista de 61 años, llegado de Marruecos, en medio de la multitud que invade la pequeña playa rodeada de impresionantes formaciones geológicas.

Las autoridades estiman que cada año cerca de 4.000 turistas llegan por día a esta zona conocida por sus aguas cristalinas, pero sólo se quedan unos pocos minutos y después se suben a una de las muchas lanchas de los operadores turísticos de la región.

Esta imagen tiene los días contados, aseguraron las autoridades tailandesas, ya que la bahía de Maya cerrará en junio, hasta septiembre, para “permitir que el ecosistema se regenere”, afirmó Songtham Suksawang, director de Parques Nacionales.

En todo el sudeste asiático se repite este mismo fenómeno de sobrepoblación turística, que tiene un impacto sobre el frágil ecosistema de las islas.

Deja un comentario