La inflación a nivel nacional se ubicó en marzo en 2,3 por ciento y acumula en el primer trimestre un 6,7 por ciento, informó ayer el Indec.

Casi la mitad de la pauta anual de inflación prevista por el Banco Central del 15 por ciento se consumió en el primer cuarto del año.

Lo que más sube: alimentos y bebidas, equipamiento del hogar, prendas de vestir y educación.

En la comparación con 2017, la variación de precios llega al 25,4 por ciento, bastante por encima del nivel de inflación que registraba la economía argentina cuando Cambiemos asumió el Ejecutivo nacional.

Frente a 2017, los servicios públicos, impulsados por la política tarifaria, junto a prepagas y remedios y telefonía celular, son la primera causa de arrastre de los precios.

Sin embargo el Gobierno insiste con que la inflación está bajando y los aumentos de sueldos no deben ser mayores al 15%. Dicen la verdad?

La inflación núcleo sólo toma en cuenta los productos de la canasta básica, sin tarifas de servicios ni transportes.

Deja un comentario