En la octava edición de la Cumbre de las Américas, que se celebró en Perú, no se habló de otra cosa que del espectacular, pero poco apropiado, vestido que lució Juliana Awada, la mujer del presidente argentino, Mauricio Macri, para la cena ofrecida en su honor por el presidente anfitrión, Martín Vizcarra, en la Casa de Pizarro de Lima.

Juliana Awada, de 44 años, optó por un vestido rojo Valentino, con escotazo y por encima de las rodillas, lo suficientemente llamativo como para verla a kilómetros. No en vano, en el diario La Nación, en Argentina, dicen textualmente que “se robó todas la miradas”. Como para no… Además del atuendo, puso de su parte con su actitud: de la mano con su marido, regaló expresivos gestos a los fotógrafos, que le dieron a tope al obturador. Gracias a detalles como este, el evento trascendió lo político, que es la esencia de esta cumbre.

Juliana Awada en la Cumbre de las Américas

Deja un comentario