La inseguridad de la Provincia de Buenos Aires parecería estar desbordada. Ayer la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, declaraba: “Queremos que la gobernadora bonaerense y la Justicia hagan su trabajo de forma urgente. Hace dos años nos sacaron de La Matanza 1.000 efectivos de Gendarmería Nacional. Nos dejaron solamente 140 gendarmes, que no alcanzan para nada”.

Donde se produjo el hecho funcionaba hasta hace dos años una base de Gendarmería Nacional que se encargaba de hacer controles de requisa en los colectivos.

Hoy Verónica Magario dió una nueva conferencia de prensa reclamando equipamiento, efectivos y financiación para las fuerzas de seguridad que actúan en La Matanza, al tiempo que desmintió categóricamente las afirmaciones del Ministro de Seguridad de la Provincia, Ritondo, quien asegura que la intendenta no utiliza el dinero que remite al provincia para seguridad.

Como respuesta, Magario puso a disposición de la prensa los documentos que prueban que tal dinero nunca fue enviado, y que la intendencia invierte los pocos fondos propios de que dispone en cuidar a los matanceros.

 

 

 

 

 

Deja un comentario