Con un mensaje que de nuevo lo único que tuvo fue su formato casi de video musical – con el Presidente agitando sus brazos como si estuviera frente a una audiencia –  Macri confirmó el tarifazo, y a su ejecutor, Aranguren.

Los argumentos que venimos escuchando se repitieron en el video que se emitió en una cuasi cadena nacional: consumimos demasiado, la energía todavía es barata, hay que sacrificarse, y por supuesto es todo culpa del gobierno anterior.

Para hacerla corta, y consistentemente con su conducta de delegar responsabilidades, exigió a gobernadores e intendentes que reduzcan impuestos en las tarifas, comenzando con Maria Eugenia Vidal que se comprometió a rebajar un irrisorio 6%.

Pero fue por mas, culpó a los propios argentinos por el endeudamiento feroz que será el legado fatal de su gobierno, diciendo que había que endeudarse por nuestro consumo excesivo de agua, luz y gas.

Mientras tanto el dilema persiste. Pagar las tarifas o comer?

Deja un comentario