Lo que parece una ironía no lo es, el presidente Mauricio Macri se encontrará este 1ro de mayo con trabajadores que lejos de poder festejar su día, tienen que ejercer sus labores como si fuese un día más.

A pesar de que varios ministros de su gabinete se encuentran de vacaciones, es el caso de Rogelio Frigerio en Miami, hay algunos no que no tienen esos privilegios y son, paradójicamente visitados por el primer mandatario.

No pareciera ser un despropósito, en alguna oportunidad Macri dijo que tendríamos que trabajar los sábados y domingos. Con esta posición frente al trabajador, es que se envió en el día de ayer un paquete de reformas laborales, resistida por un amplio espectro de sindicatos y organizaciones sociales, al Senado que se empezarán a tratar en comisión.

Por el momento hay silencio desde la CGT, algunos analistas laborales pronostican que podría haber un acompañamiento de la central obrera.

Deja un comentario