El 18 de diciembre de 2000 el Presidente De la Rua anunciaba con forzado optimismo el blindaje. Un millonario préstamo obtenido del Fondo Monetario Internacional.

Según estimaba el Gobierno, sería el inicio del despegue de la economía argentina. El monto del blindaje otorgado a la Alianza fue de casi 40 mil millones de dólares. Cambiemos apunta a conseguir por lo menos 30 mil millones.

Uno de los supuestos beneficios era que la tasa de interés promedio que la Argentina tendría que pagar por el préstamo era del 8% anual, mientras que para conseguir préstamos entre los inversores privados, las tasas llegaban al 14%. Un argumento muy parecido al que explicaban hoy en Cambiemos.

Con la operación, la Argentina tendría cubiertas sus necesidades de financiamiento para el año 2001, por unos 25.000 millones de dólares. Otro argumento similar al de Cambiemos hoy.

Meses después al anuncio de De la Rua la Argentina no pudo cumplir con los vencimientos de los pagos de deuda ni las salvajes exigencias de ajuste del FMI, caímos en default y se desató la crisis del 2001.

Blindaje parecido, argumentos parecidos y discursos parecidos. Increíblemente, estamos viendo repetirse la historia.

EL DATO: Las exigencias del FMI a sus deudores son siempre las mismas,  reducir el gasto público, en particular salarios, pensiones y transferencias sociales. 

Deja un comentario