Bélgica es cosa seria

 Por Jorge Adrián Conde (@jorgeacondep) Periodista Deportivo en Columnista de deportes en 

 

Brasil y Bélgica jugaban el partido más atractivo, en la previa, de los cuartos de final del Mundial de Rusia 2018.

El conjunto europeo había desplegado un juego ofensivo de buen pie y con mucha potencia y movilidad en los últimos metros. Por su parte, Brasil sin ser muy vistoso en su juego en la primera fase era el candidato de todos y tenia individualidades desequilibrantes.

Desde el minuto cero, Brasil empezó a presionar bien alto no dejando crecer el juego de los europeos. Apenas había empezado el partido el penta campeón del mundo tuvo una chance después de un córner donde la pelota se la llevo puesta Thiago Silva y dio en el palo y parecía que se lo llevaba por delante a su rival.

Pero a los 13 minutos vino la sorpresa. Después de un córner enviado por Chadli desde la izquierda en el primer palo la cabeceo Fernandinho en contra de su valla y puso el 1-0 para los europeos.

Pese al 0-1 Brasil siguió buscando el empate con las subidas de Marcelo, los desbordes de William y las apiladas de Neymar pero todas las opciones chocaban ante la defensa de Bélgica y las atajadas de Courtois que minuto a minuto eran más espectaculares.

A los 31 minutos, Bélgica empezó a darle forma a su victoria después de una contraataque que encabezo Lukaku avanzo más de 50 metros con pelota dominada, abrió a la derecha para De Bruyne que con un remate cruzado, seco y bajo puso el 2-0.

A partir de ese momento, Brasil tomo sus precauciones y no se fue tanto al ataque ya que cada vez que los europeos dominaban el balón parecía que podían lastimarlos.

En el segundo tiempo, los diablos rojos empezaron a retrasar sus líneas esperando que Brasil volviera a salir como en los primeros minutos del partido pero la verdeamarelha tomo sus recaudos y no se fue tan al ataque.

A medida que se acercaba el final el partido se hacía de ida y vuelta y ambos equipos merecían un gol más pero los sudamericanos fueron los que descontaron por intermedio de Renato Augusto de cabeza a los 31 del segundo tiempo.

Después de ese gol, Brasil fue en busca del empate pero choco siempre ante la defensa de belga y con las manos de Courtois que se transformaba en la gran figura del partido.

Sobre el final Neymar tuvo una gran ocasión con un remate desde la medialuna pero el arquero voló para sacarlo por encima del travesaño.

Brasil mereció no solo empatar sino ganar el encuentro pero se encontró con una Bélgica que fue efectiva y por momento aplanadora que supo manejar la diferencia.

Bélgica enfrentará a Francia en la primera semifinal en una copa del mundo que se hizo europea al no quedar sudamericanos en carrera. Esto vuelve a suceder después de 2006 cuando Italia, Francia, Alemania y Portugal jugaron las semifinales.

Deja un comentario