Un viaje en el mítico Expreso de los Balcanes

El Expreso de los Balcanes

El Expreso de los Balcanes reedita para los nostálgicos que se hubiesen fascinado por viajar en el mítico «Orient Express» o quienes disfrutan simplemente recorriendo Europa sobre raíles están de enhorabuena: una compañía británica ofrece la posibilidad de viajar hasta Estambul a través de los Balcanes en un tren de lujo.

Son varios los itinerarios que propone la empresa fundada por los británicos Howard Trinder y Peter Hedderly, que suman una experiencia de 45 años en programar vacaciones sobre raíles.

El programa permite ir por ejemplo, de la capital de Bruselas a Budapest con opción de continuar hasta la orilla del Bósforo en un tren que puede alcanzar una velocidad máxima de 140 kilómetros por hora. Los viajes, operados conjuntamente con una filial de la compañía nacional de ferrocarriles de Hungría, oscilan entre una escapada de tres días a unas vacaciones de lujo de once días de duración con destino a Estambul, pasando por ciudades como la checa Karlovy Vary, Praga, Viena o Budapest. Los afortunados viajeros pueden también comenzar su recorrido en Londres, ya que el principal mercado al que se dirige esta compañía es el británico.

El precio incluye el alojamiento en un compartimento doble durante dos noches en el tren en régimen de pensión completa. Tirado por una moderna locomotora eléctrica, el «Danubio Express» está integrado por hasta doce vagones, entre ellos varios coches cama, restaurante y salón, todos ellos coches de la década de los 50 del siglo XX totalmente rehabilitados.

Cada uno de los nuevos coches cama cuenta con compartimentos, con baño integrado, en los que los viajeros pueden disfrutar, con total privacidad y comodidades propias de un hotel, de las espectaculares vistas mientras el tren atraviesa los Balcanes. Para los que viajen en grupo, existe la posibilidad de añadir un vagón suplementario conocido como el «vagón presidencial». El «Danubio Express» puede acomodar a 85 viajeros, atendidos por diecinueve empleados, entre azafatas, cocineros y camareros, es decir, un trabajador por cada cinco viajeros

Deja un comentario