La final de la Libertadores se jugaría entre el 8 y el 9 en el exterior, es la decisión que tomó hoy la Conmebol, Boca se resiste y no quiere jugar el partido.

Sin embargo, aclaró que el duelo está supeditado a lo que defina la Comisión de Disciplina, que evalúa las presentaciones efectuada por el club de la Ribera, que pide los puntos, y el descargo de su rival.

La primera sede tentativa que surge es Asunción, Paraguay. De hecho, la policía nacional confirmó que se encuentra planeando el operativo para albergar el encuentro el domingo 9.

Según un comunicado del organismo rector del fútbol sudamericano “el partido de vuelta de la final de la Libertadores de 2018 se llevará a cabo entre el 8 y 9 de diciembre en horario y sede a definirse por la administración”. En la misiva que se hará “cargo de los gastos de viaje, hospedaje, alimentación y traslado interno, de hasta 40 personas por delegación“.

Deja un comentario