El 2 x 1 no aplica a genocidas, asi lo determinó la Corte Suprema en fallo dividido, fue 4 a 1, solo el presidente Rozenkrantz votó a favor.

El fallo, que se conoció poco después de las 11, es el segundo de la secuencia de casos relevantes cuyo tratamiento fue anunciado por el máximo tribunal en un cronograma a cumplir antes de fin de año.

Tras el antecedente del caso “Muiña”, un ex represor a quien el año pasado la Corte votó beneficiar con el 2×1 gracias al voto de los jueces Carlos Rosenkrantz, Elena Highton y Horacio Rosatti causando un fuerte rechazo social reflejado en una gran movilización de protesta en las calles y el rápido dictado de una ley “correctiva” por parte del Congreso para excluir de ese beneficio a los acusados por delitos de lesa humanidad, ahora el máximo tribunal acaba de volver a decidir sobre la cuestión.

El expediente que analizó la Corte también tenía un potente ingrediente político extra. Refiere a un ex agente de inteligencia llamado Rufino Batalla, condenado a 13 años de prisión por su responsabilidad en más de un centenar de casos de víctimas de la dictadura pero sin sentencia firme y recientemente liberado. Entre sus víctimas se encuentra la hija de la titular de la Asociación Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto.

 

Deja un comentario