Los créditos UVA triplican los alquileres, empujado por la inflación y la cotización del dólar, fue la estrella del gobierno en su primer año de gestión, hoy se derrumbaron los pedidos.

Hubo un boom de compras y miles lo aprovecharon, muchos de ellos inquilinos tentados por la chance de pagar su casa a 20 o 30 años con cuotas muy similares a lo que les costaba alquilar, lo que era un sueño terminó siendo una pesadilla por las altísimas cuotas a pagar.

Para comprar una vivienda chica hay que pagar el triple de un alquiler y la gran mayoría ya no califica para recibir el crédito.

A mediados de 2017, en pleno auge del sistema UVA, una familia podía lograr que el Banco Nación le preste a 30 años hasta el 80% del valor de un dos ambientes usado de 43 m2 en un barrio porteño medio, si mostraba tener ingresos en blanco por $ 26.400 al mes. Ese préstamo tenía una cuota inicial de $ 6.750, 12% menor a los $ 7.655 que costaba alquilar un inmueble igual.

¿Qué pasa ahora? Para pedir el mismo crédito hay que tener una posición económica cuatro veces mejor. El banco exigirá ganar $ 130 mil al mes, y la cuota arrancará en casi $ 33 mil. Es decir, casi el triple que los $ 11.826 que hoy se paga, en promedio, por alquilar un departamento similar.

Si los 43 m2 usados se adquieren por ejemplo en Balvanera, el banco pedirá ingresos por $ 105.000, con una cuota inicial de $ 26.600. Y si se apunta a Liniers, habrá que ganar $ 98.000 para afrontar pagos de $ 24.800 al mes, cuando alquilar allí cuesta $ 8.069.

Deja un comentario