Con la llegada del 2019 se va a producir una actualización del 28,46% en las escalas del monotributo, unos 20 puntos menos que la inflación acumulada en todo el año pasado. Esta suba puede hacer que una persona cuyos ingresos reales fueron los mismos que el 2018 deba cambiar de categoría.

Esto se debe a que si los ingresos brutos de un monotributista crecieron al ritmo inflacionario los ingresos habrán aumentado aunque también o hicieron sus costos, por lo que sus ganancias son las mismas. Sin embargo, el límite entre una categoría y la otra no creció al mismo ritmo por lo que posiblemente deberá cambiarla y, con eso, se incrementarán sus gastos.

Por otro lado, a partir de abril de este año todas las categorías del monotributo tendrán la obligación de emitir factura electrónica. Este mes la obligatoriedad fue extendida hasta la categoría D. El mes que viene esta exigencia también se aplicará a aquellos monotributistas categoría C que facturen $276.253 por año, es decir, $23.021 mensuales.

En marzo se agregará el requisito a los inscriptos en la escala B ($207.190 anuales, lo que equivale a $17.265 al mes) y finalmente en abril se incluirá el último escalón de modo tal que ya todas las categorías deberán facturar de forma electrónica.

Deja un comentario